Efecto Ruggine y Verderame, ¿con cuál te quedarías tú?  ¡Difícil elección!

Ahora conseguir estos acabados es más fácil que nunca, tres sencillos pasos, ¡et voilá!

Además son muchas las opciones, pues esta pintura se adhiere sobre multitud de superficies (madera, cristal o vidrio, barro, maderas lacadas, paredes…), eso sí, si tu superficie no es absorbente o porosa aconsejamos aplicar previamente dos manos de Imprimación Universal dejando secar 24 horas entre cada una.

El producto base contiene micropartículas que oxidan aplicando el reactivo adecuado, ¡y el proceso es espectacular! En tan sólo 15 minutos verás como empieza a oxidar.

 

¿Cómo funciona?

Aplica dos manos del producto base (óxido/cobre) dejando secar un mínimo de 30 minutos entre mano y mano, y al final unas tres horas para poder dar el reactivo.

Esta primera mano puedes aplicarla con brocha, rodillo o esponja, dependerá de la superficie y acabado que quieras conseguir.

Pasadas tres horas y una vez seco y asentado, aplicamos con ayuda de una esponja marina el reactivo de forma irregular. También lo puedes aplicar con rodillo o pincel, pero por lo que hemos probado, el efecto más chulo se consigue con esponja.

Para finalizar, y una vez seco, daremos una mano de Barniz Anti-Oxidante para conseguir una mayor protección y durabilidad.

Como hemos comentado anteriormente, si tu superficie no es porosa, será recomendable que apliques dos manos de Imprimación Universal antes de comenzar con el proceso.

Y ahora que ya sabes cómo se hace… ¡A crear!