¿Tienes un mueble antiguo del que no quieres deshacerte, pero ya no queda bien en tu salón?

En el taller son muchos los muebles que hemos cambiado, personalizado, o restaurado. Desde muebles heredados y antiguos, hasta modernos a los que les queríamos dar un toque personal y hacerlo único.

Restaurar un mueble conlleva trabajo y suena complicado, pero cuando veas el resultado final ni te acordarás del proceso, es muy gratificante.

De todas formas, no siempre hace falta un arduo trabajo de restauración, un simple cambio de color o texturas hará que tengas un mueble completamente nuevo y personalizado.

Son muchas las técnicas que podemos utilizar para ello, dependerá del tipo de mueble que quieras cambiar.

¿Te animas?